MOTIVOS OBJETIVOS PARA DECLARAR INEDIFICABLES LAS ANEI, LIC Y ZEPA, ZONAS DE ESPECIAL PROTECCIÓN

Quizás muchas personas desconocen los motivos objetivos que han motivado la protección de algunas zonas de la isla: áreas que cuentan con una especial protección, como las áreas de Especial Interés (ANEI), los lugares de interés comunitario (LIC) y las zonas de especial protección para las aves (ZEPA).

Conviene recordar que en todos los países de Europa, los espacios de gran valor ambiental (LIC y ZEPA) han sido designados utilizando criterios científicos por un lado y el catálogo de especies de los anexos de la Directivas Europeas de hábitats y de aves por el otro. Se trata de un proyecto europeo, definido como el instrumento más importante de aplicación europea cuya planificación abarca una extensión total de 40 millones de hectáreas, formando la RED NATURA 2000, para así garantizar la conservación de la biodiversidad biológica en Europa.

En las islas Baleares contamos con la ley de Espacios Naturales (LEN), que pone restricciones a actuaciones impactantes como la construcción o apertura de caminos en las áreas de especial interés y la Ley de Conservación de los espacios de relevancia ambiental (LECO).

¿Cuáles son los valores singulares, hábitats y especies que albergan nuestros espacios protegidos? A modo de ejemplo, en la zona de costa de Cap Llentrisca, sa Talaia y cala d'Hort hay ocho especies de aves que residen o nidifican en la zona y que están incluidas en el Anexo 1 de la Directiva 79/409/EEC: Phalacrocorax aristotelis desmarestii; Falco pelegrinus; Falco eleonorae; Burhinus oedicnemus; Caprimulgus europaeus; Calandrella brachydactyla; Galerida theklae y Sylvia sarda.

En estas zonas hay al menos siete especies de flora que en están en peligro de extinción o vulnerables, protegidas por convenios internacionales e incluidas en el Catálogo Balear de Especies Amenazadas y el Libro Rojo de la Flora Vascular de las Islas Baleares.

Existe un gran desconocimiento por parte del público en general sobre la importancia, valor y función de la vegetación dentro de un nicho ecológico o espacio determinado y de las plantas y su valor. En primer lugar, la vegetación es fundamental para sustentar la vida de la fauna del lugar, pero además ofrece servicios ambientales fundamentales, como la prevención de la erosión de los suelos o la absorción del CO2. La diversidad genética de las plantas además es de gran interés científico ya que la mayoría de los tratamientos farmacéuticos se basan en propiedades de los vegetales y las diferencias genéticas de cada especie o subespecie puede ser la clave para un nuevo tratamiento. No mencionamos las muchas otras funciones y conexiones entre especies de un sistema complejo que son fundamentales para preservar la vida que se ha desarrollado en ese entorno durante miles e incluso millones de años.

¿Es coherente con la conservación de las áreas protegidas permitir la construcción en ellas? ¿Cuáles son los impactos que pueden provocar?

La construcción de una casa con sus correspondientes instalaciones, piscina, terrazas, etc., supone la eliminación total de la vegetación del lugar. Si además, la casa se sitúa en una zona de alto riesgo de incendio forestal, hay que dejar una franja de 25 metros libre de árboles y vegetación combustible. De los dos flancos del camino de acceso, hay que eliminar toda la vegetación. Esta cicatriz provocada, produce graves alteraciones y un impacto visual altísimo sin contar los evidentes impactos a los elementos naturales, además de adentrar aún más el riesgo de incendio a esas zonas boscosas.

Los caminos de acceso sufren ampliaciones inevitables con el paso de camiones con materiales de construcción, provocando la erosión del suelo. A estos impactos, hay que añadir la instalación de los servicios, cables de luz y teléfono, actuaciones que suponen el uso de maquinaria pesada y en consecuencia la degradación del entorno natural. El suministro del agua potable (vía la apertura de pozos o camiones) y la eliminación de las aguas residuales son otros servicios que hace falta suministrar.

Añadido a estos impactos, hay otros: los de las propias actividades humanas: el ruido, animales domésticos y sus impactos en la fauna natural, la contaminación lumínica por la noche.

¿Permitir o no la construcción en áreas protegidas es una cuestión puramente política? Desde Amics de la Terra consideramos que hay motivos objetivos sobrantes para justificar la protección de los espacios naturales de alto valor ecológico, y en consecuencia no permitir la construcción ni actuaciones que provoquen más su degradación. No es una cuestión política, sino que es una cuestión científico-técnica fundamentada y justificada. Es un compromiso responsable, necesario y de obligado cumplimiento con las futuras generaciones y su calidad de vida.

Hazel Morgan

Presidenta Amics de la Terra

Eivissa, 12 Diciembre de 2015